Concepto: el Efecto Mateo

Con nuestra serie “concepto” queremos invitarles a diagnosticar en un par de palabras algunos eventos sociológicos comunes. Ayuda a salir de la mediocridad. Cuando al final de un episodio en una serie les dejen con un Continuará… exclamen que es un recurso que se nutre del efecto Zeigarnik. O cuando apabullados por multitud de opciones no sepan que elegir, digan que tienen parálisis por decisión.

El efecto Mateo, al que también pueden llamar Matthew effect, vendría a substituir la frase “el rico se hace más rico y el pobre más pobre”, aunque no solo económicamente, sino como ventaja acumulativa en general. Veamos por ejemplo en los deportes:

A principios de cada año, los equipos All-Star del hockey hielo canadiense seleccionan a las jóvenes promesas de entre los niños de nueve años. Los nacidos en enero parten con una considerable ventaja. Cuando se seleccionan, están a punto de cumplir la década y, a esas edades, su desarrollo supera al de aquellos nacidos en diciembre. Como consecuencia, consiguen cierta preferencia y acaban recibiendo programas especiales de entrenamiento para desarrollar sus talentos. Es un hecho que los mejores jugadores del hockey hielo en Canadá hayan nacido en enero, febrero y marzo.

El efecto Mateo, acuñado por el sociólogo Robert K. Merton en 1968, toma su nombre de una cita del Nuevo Testamento. Concretamente de la parábola de los talentos, Ezequiel 25:17 Mateo 25:29:

Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Una ventaja acumulada que se dice que aprovechan los científicos que gozan de más popularidad para recibir el crédito de muchas de las investigaciones. Con el reciente descubrimiento de la partícula divina, ¿se podría aplicar al campo de Higgs en detrimento de Brout, Englert, Guralnik, Hagen y Kibble?

Así pues, el efecto Mateo, al que también pueden llamar Matthäus-Effekt, incide claramente sobre las posibilidades de éxito. Es una característica de las redes en general. Los nodos mejor conectados siempre atraerán más y aquellos pobremente conectados tenderán a permanecer desproporcionadamente pobres. Lo pueden experimentar con el crecimiento de las redes sociales y Google, que siempre ha operado bajo este principio, trata de combatir este efecto en sus últimas actualizaciones.

El efecto Mateo nos muestra que vivimos más en un concurso de popularidad que en una meritocracia.

Conceptos anteriores:

Rápido repaso de la ortografía española actual

— Mamá, mamá, ¿hay gelatina?
— No hija, solo hay i griega e i latina.

Aunque la denominación más extendida de la letra “y” es “i griega”, se recomienda llamarla “ye” en la nueva ortografía. ¡La ortografía! Otra cosa más en la que hay que estar actualizado.

A raíz de una duda lingüística llegué a las FAQ de la Real Academia Española y me vi disfrutando de la lectura como no habría esperado. Me di cuenta que estaba desactualizado en ciertas reglas y, como muchas de las decisiones o recomendaciones de la Academia se justifican por la simplicidad y el principio de economía del lenguaje, que me parecen razones más que honestas y loables, pues estoy muy a favor.

Así, aunque tiene ya un tiempo esta “nueva” ortografía, no está de más repasarla y plantearse como buen propósito de este año el mejorar nuestra ortografía. La mayor simplificación proviene de la eliminación de muchos acentos y que se convierte en obligatorio:

  • Eliminación del acento diacrítico en “solo” y los pronombres demostrativos “este”, “ese”, “aquel”, etc. Sin excepciones. Se acabó el pensar si “solo” se puede sustituir por “solamente” para ponerle o no acento.
  • Eliminación del acento en la conjunción “o”, que antes llevaba cuando separaba dos cifras.
  • Eliminación también del acento en un puñado de palabras que ahora son consideradas monosílabas, por contener diptongos o triptongos. Afecta a formas verbales y a sustantivos como ion, guion o truhan, que la conocemos todos por la canción de Julio Iglesias.
  • A la hora de escribir extranjerismos o latinismos crudos (no adaptados) deben escribirse en cursiva. Así debería ser affordance, estándar y standard, a grosso modo.
  • Cuando utilicemos prefijos (como anti o ex, por ejemplo), van soldados. Mi exnovia era supermodelo. A no ser que la palabra a la que preceden se escriba con mayúsculas o sea un numero, que van con guion (mini-USB, sub-21). Por último, las palabras se escribirán separadas cuando sean pluriverbales, como anti pena de muerte o pre Segunda Guerra Mundial.
  • Encima mío y detrás tuyo está mal dicho. Sería correcto encima de mí y detrás de ti, pero creo que si insistimos lo suficiente, al final lo aceptarán.
  • Resulta que hay tres verbos en español que presentan dos participios (regular e irregular). Así es correcto decir imprimido e impreso, freído y frito y proveído y provisto cuando se usen como participios. “Rompido” no vale.
  • Se dice “un área muy extensa y un hacha afilada” porque el indefinido “una” toma la forma “un” cuando antecede inmediatamente a sustantivos femeninos que comienzan por a tónica. Para el resto de artículos se utiliza el género apropiado (“toda el agua”, “esta hacha”, “aquella área”).
  • Las MAYÚSCULAS llevan tilde. Parece que había una leyenda urbana que afirmababa no era obligatorio, pero la Real Academia Española nunca ha tenido tal regla. Las siglas, sin embargo, ni llevan acento, ni tienen plural (no se añade ninguna ‘s’ como hace el inglés). Por otro lado, las abreviaturas llevan un punto al final de la palabra recortada, pero los símbolos no (tal como “cm”, “m” y los más evidentes ?m o Å, Fe, Ag, etc.)
  • Las particulas “qué”, “cuál”, “quién”, “cómo”, “cuánto”, “dónde”, etc. se escriben sin acento cuando, entre otras cosas, son átonas (salvo “cual” cuando va precedido de artículo que también va sin acento). Es decir, si no tienen el peso del relieve en la pronunciación. Así “lo importante no es el qué, sino el cómo”, pero eso “no significa que no importa como se hagan las cosas, sino cuándo”. “¡Que aproveche! ¿Qué has dicho?”.
  • “Porqué” es sustantivo y tiene plural (porqués), “por qué” es el que va en las preguntas, “porque” es la respuesta a estas preguntas y “por que” acostumbra a utilizarse más con un artículo entre medio, como por ejemplo, “este es el porqué por (el) que te llamé”.
  • Los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año se escriben en minúscula, a excepción de festividades, acontecimientos históricos o nombres propios de calles, edificios, etc.

Y ante las dudas, el Diccionario panhispánico de ídem.

Muebles con las letras del alfabeto

La última vez que lidié con Ikea no fue tan dramático. Con la serenidad que proporciona la experiencia, llamé a un taxi mueble y le pagué a un vecino aficionado al bricolaje para que me montara e instalara lo que restaba de cocina.

Corre por ahí una ingeniosa publicidad del servicio de montaje de Ikea, que no está protagonizada por Billy desgraciadamente, pero que una vez más muestra la desesperación a la que puede llegar uno con el mobiliario sueco.


Ahí no acaba la cosa, porque esto me ha recordado inmediatamente a SET26, una colección de muebles de diseño que conforman las letras del alfabeto. Cada armario está hecho a mano por una empresa suiza que les da un acabado perfecto y los vende al precio aproximado de (sic) 1.500 € cada uno.


Aquí es cuando me pregunto de nuevo por que no tendrá Ikea algo parecido por 300 €, ni que sea una sencilla “I” que por algo se empieza. Os dejo para acabar con un generador de nombres para muebles suecos. Cualquier parecido con Ikea es pura coincidencia. Al menos a mi me sale el que es sin duda mi mueble favorito, la cama:

Senioritas

De vez en cuando nos gusta destacar algunas acciones de arte urbano en este mediocre blog. Esos escaparates efímeros situados en las calles de ciudades de medio mundo. En esta ocasión, Collective CC de Lisboa ha acertado plenamente con la intervención “Senioritas”:

La mayoría de los que viven o visitan Lisboa y el resto de ciudades del sur de Europa saben que, por experiencia, existe un grupo de mujeres con vista de lince que pasan sus días vigilando las calles desde sus ventanas. Una llamada telefónica basta para informar de cualquier actividad sospechosa a la policía y, en realidad, actúan como una versión alternativa del circuito cerrado de televisión para estos barrios.

Así que han contextualizado la función de estas mujeres colocando secretamente señales debajo de las ventanas de estas señoras que son una copia exacta de la identidad visual de la empresa Securitas.



Visto en Wooster Collective.

Entradas relacionadas:

Relájate. Sé humano

El diseño de interacción es todo sobre la comunicación con el usuario. Es cómo una empresa -detrás de un servicio web – puede crear una relación de tú a tú con sus clientes o usuarios. Es cómo a través del lenguaje y del tono de voz se dirigirán a cada uno.

Me estoy refiriendo a ese mensaje que hace que en algún momento seamos conscientes de que no estamos utilizando un software meramente, sino que hay alguien humano detrás. Ese “Hooray, no spam here!“.

Esta informalidad crea conexión y de ella se sirven actualmente las empresas para conectar con la gente y humanizar la tecnología, tratando de ser amigables mediante el lenguaje usado. Aunque hay que andarse con cuidado de no ser demasiado coloquial, lo que a veces puede llevar a la confusión y al “hacer pensar“. En este ejemplo de un cajero pecan de demasiado amigables:

Cajero con lenguaje demasiado coloquial
¿Te gustaría seguir la marcha? Claro! No, gracias. Es tan coloquial que te hace pensar que tienes que hacer. Claro. No, gracias. Sí, no. Continuar, cancelar.

Pues este ejemplo y otros de cómo pueden mostrar a la gente que las empresas son gente también, es en lo que se centra la presentación “Designing Humanity” (Diseñando Humanidad) [en] de Bill DeRouchey. En ella se discuten los efectos del lenguaje y el tono de voz en la web y su impacto en cómo y qué dicen las empresas en sus relaciones online con los consumidores. Bill DeRouchey, se esfuerza en hacer amenas sus presentaciones, a pesar de la poca gracia que destila el pobre. Sin embargo siempre tiene buenos ejemplos que mostrar, como por ejemplo el de Woot, en donde van un paso más allá en la comunicación con sus usuarios:

Formulario de registro de Woot
No te preocupes, esto no dolerá mucho…

El caso es que recordé esta presentación cuando hace escasos días nos topamos con este formulario de registro:

Formulario de registro en Lockerz
¿Combination? ¿Por qué romper con el estándar del password cuando ha costado tanto hacerlo comprender? Es tan paradójica la situación que en la pista sobre el campo (hint) acaban diciendo que es precisamente tu contraseña. Cuanto Cuando menos, ganas de confundir.

Pertenece al registro de Lockerz, un sitio web que tiene el objetivo de conectar a la gente a través del consumismo. Si son ustedes capaces de controlarse, parece un lugar atractivo y con potencial, que ahora mismo sólo está disponible por invitación. Tiene la particularidad de que permite acumular unos créditos llamados Pointz que luego podrán ser canjeados por regalos de todo tipo (desde ropa y accesorios hasta electrónica de consumo, juegos y descargas). Si alguien se quiere animar a probarlo tan sólo debe pedirnos una invitación. ¡No nos quedan muchas ya!

Relájate. Sé humano

La Metamorfosis de la Palomita

Fray Luis de León, uno de los poetas más importantes del Renacimiento español, fue apresado durante varios años por un crimen que posiblemente nunca cometió. En los 80 hubiera formado parte del Equipo A, pero en tiempos de la Inquisición lo encerraron por haber traducido partes de la Biblia sin tener licencia, algo así como bajarse archivos en la actualidad. Cuando volvió tras 5 años de ausencia a dar clases en la Universidad de Salamanca, reanudó la cátedra con la célebre frase: “Como decíamos ayer…

Pues como decíamos ayer, entre batallita y batallita del eRepublik, recibí un e-mail de mi amiga Adelaida invitándome a la clausura de su proyecto “La Metamorfosis de la Palomita“. Tras tan singular nombre se esconden una serie de vídeos donde “la provocación irónica y un poco de mala leche son el hilo argumental para remover las aguas internas -si las hubiera- del espectador”. Estos caraduras del colectivo Controlzeta, en colaboración con la productora Miniature, intervienen artísticamente en espacios públicos de Barcelona y lo mismo tratan de poner en venta la playa de la Barceloneta, que tienden la colada en medio de las Ramblas y, por el camino, salen desnudos a pasear el perro, reparten flyers en blanco o sortean en eBay minutos de televisión.

La Metamorfosis de la Palomita

No os perdáis los vídeos de estos terroristas visuales en La Metamorfosis de la Palomita.

10 nuevas palabras para la vida diaria

Las palabras o expresiones que he recogido a continuación no se encuentran ni en el Diccionario de la Lengua Española ni en la Enciclopedia, pero me calman la desazón de no conocer el nombre de ciertas cosas. Muchos de estos neologismos están seleccionados y adaptados de Urban Dictionary, una especie de diccionario social, que reúne verdaderas joyas:

  1. Destinesia: se produce cuando llegas al sitio al que pretendías ir, pero te has olvidado por qué ibas. Por ejemplo, te levantas del sofá, vas a la cocina y cuando llegas no sabes que tenías que hacer. Luego acostumbras a volver al sofá y es cuando recuerdas que ¡ibas a por una cuchara! Una modalidad online de la destinesia sería la de abrir una nueva ventana o pestaña del navegador y olvidar que página queríamos abrir.
  2. Afeitado acústico: sería lo contrario al afeitado eléctrico, para diferenciarlo del acto de afeitarse con cuchilla o maquinilla.
  3. Aibofobia (en inglés aibohphobia): miedo irracional a los palíndromos (palabras que se leen igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda y, de hecho, la palabra aibofobia es un palíndromo en sí). Es una ingeniosa parodia de las fobias. Algo como:
    – Hola, ¿cómo os llamáis?
    – Ana
    – Aaaaaahhhh!! (es aibofóbico)
    – Nada, yo soy Adán
    – Aaaaahhhhh!! (lo acaban de rematar)
  4. Consumabilidad: eficacia con la que los clientes adquieren un producto o servicio. Ya hemos hablado de consumabilidad antes.
  5. Robocracia o robotocracia: sistema político en la cual gobiernan los robots. En el futuro, la robotocracia asegurará que la toma de decisiones se hace desde una lógica y no desde intereses corporativos.
  6. Sargasmo: clímax sarcástico. Disfrutar exageradamente de una burla sangrienta o mordaz ironía. En mi pueblo, el Dr. House se llevaría más de una somanta palos por sus sargasmos.
  7. Relaciones textuales: sería como mantener una relación sexual mediante mensajes de texto por teléfono o email. Una especie de conversación guarrilla mediante sms, por ejemplo.
  8. Prespuesta: responder una pregunta antes de que finalice:
    – ¿Entonces estás disponi-
    – No! (prespuesta)
    – -ble el viernes?
    – …
  9. Chaponés: Restaurante japonés llevado por chinos.
  10. Disneyficación: el acto de transformar el mundo para convertirlo en algo seguro y feliz, desproveyéndolo de todo peligro. La disneyficación más conocida fue la de la famosa calle 42 de Nueva York, antaño cuna de macarras y rufianes, que tuvieron que dejar la zona a raíz de que Disney y la MTV tomarán la calle (con la ayuda de algunas leyes y la presencia de unos cuantos miles más de policías en la ciudad). Pero también se aplica al hecho de censurar o convertir algo en recomendable “para todos los públicos”.

Y una de propina:

  1. Trabajo de Clark Kent: tu trabajo diario, o el trabajo que sirve para que pagues las facturas, pero que no es lo que realmente quieres hacer. ¿Cuál es tu trabajo de Clark Kent?

La ordenación alfabética está obsoleta

Seguramente no será necesario que les presente a Seth Godin, por lo que seré breve y descriptivo. Gurú de gurús, creador de conceptos, escritor superventas, filósofo visionario, estrella del marketing, calvo. Hasta tiene su propia figura de acción.

Acostumbro a quedar asombrado de muchas de las ideas de Seth, como por ejemplo que generalmente ordenar alfabéticamente no es una buena idea en aplicaciones informáticas.

Cuando revisamos la carpeta de mensajes no deseados (spam), no deberíamos tener la lista ordenada alfabéticamente por remitente, ni tampoco ordenada cronológicamente. Un orden mucho más adecuado sería el de mostrar los mensajes en orden de menos probabilidad de que sean spam a más. En la agenda de contactos, una ordenación más útil sería por contacto reciente o por algún tipo de recordatorio o aviso de la agenda.

Los archivos de datos, la lista de reproducción de canciones, un catálogo de productos… ninguno debería ir en orden alfabético. Imágenes ordenadas por colores, canciones listadas por aquellas que no se han escuchado últimamente pero que se parecen a las ya escuchadas, libros por relevancia temática…

Imágenes ordenadas por color

Por último, Seth encuentra una excepción, el nombre de las pistas de esquí. Deberían estar ordenadas de la A a la Z, de izquierda a derecha mirando a las montañas. De esta manera, si alguien dice: “nos vemos en la cima del Orodruin”, sabremos donde es sin necesidad de mirar en el mapa. Un tanto optimista, en mi opinión.

¿Cuántas veces encuentras al amor de tu vida? Once

En este mediocre blog, cuando decimos palabrería nos referimos a curiosidades lingüísticas que nos llaman la atención. Para estas cosas nadie mejor que El candidato melancólico, que en esta ocasión se ha topado con una curiosa paradoja en el diseño del cartel de la película Once (“una vez”, para el que quiera aprender inglés):

¿Cuántas veces encuentras al amor de tu vida? Once

Se ha producido primero, porque el título en inglés también tiene significado en español y, segundo, debido a que es la respuesta al lema de la película -¿cuántas veces encuentras al amor de tu vida?.

Esto se hace adrede, oder was?. Hubiera sido fácil de evitar o al menos atenuar (simplemente poniendo la traducción entre paréntesis debajo de la pregunta, por ejemplo).