Lo que antes era gratis ahora se paga: el agua

Tengo la costumbre de ponerme a pensar sobre productos o conceptos cuyo valor (tanto comercial como cualitativo) evoluciona con el tiempo de manera extrema. Como por ejemplo cosas que siempre hemos conseguido gratis o casi sin esfuerzo y que luego pagamos por ellas. Me interesa más elucubrar sobre futuros candidatos al galardón “lo que antes era gratis ahora se paga”.

No me refiero a antigüedades. Hablo de cosas como la intimidad o la privacidad, que estoy seguro que en el futuro gastaremos mucho dinero por disponer de ellas, las comisiones de los bancos, un caso de algo que será gratis y ahora es escandaloso, popularidad en Internet, las venturas y desventuras del PageRank™ [en], o el agua. Leí hace tiempo un artículo sobre el agua embotellada [en] que dice que los americanos gastaron más dinero el pasado año en agua embotellada que en iPods o entradas de cine.

Agua embotellada

Podemos llegar a pagar hasta 4 veces el precio de la gasolina por un producto que siempre hemos tenido, y podemos aún obtener gratis, desde el grifo de nuestras casas. Bebemos más agua embotellada que leche, café o cerveza. Solamente las bebidas carbonadas son más populares que el agua.

Compramos agua embotellada porque creemos que es sana. Por supuesto que lo es, pero no más segura o sana que el agua del grifo. Exceptuando algunos casos extraños, el agua del grifo de un país acostumbra a ser asombrosamente segura. Se monitoriza constantemente y se publican los resultados de las pruebas. Podemos llegar a pagar 1 € por medio litro de agua Evian, aceptando a pagar un recargo (por la convicción de que es sana) del que no somos conscientes. Puede parecer barato, pero solamente porque no estamos prestando atención.

En San Francisco, el agua municipal proviene del interior del Parque Nacional de Yosemite. Es tan buena, que la EPA no requiere que San Francisco la filtre. Si comprásemos una botella de medio litro de agua Evian, podríamos rellenarla una vez al día durante 10 años, 5 meses y 21 días con el agua del grifo de San Francisco hasta que ese agua costara 1 €. Visto de otro modo, si el agua que usamos en casa costara lo mismo que lo que cuestan las “económicas” botellas de agua, nuestra factura mensual de agua alcanzaría los 9.000 €.

Las dos primeras marcas que se distribuyen el mercado del agua embotellada en Estados Unidos son Pepsi con Aquafina y Dasani de CocaCola. Son simplemente agua municipal purificada. Así que la mayor parte del agua embotellada que se bebe en USA es agua del grifo reempaquetada por CocaCola y Pepsi para nuestra comodidad. Todo esto acompañado de una nueva legión de aguas (que no son aguas realmente) y que intentar hacer el agua “mejor”: agua de sabores, aguas con O2, etc.

Como vemos, gastamos mucho dinero en algo que siempre hemos conseguido “gratis” (si es que todavía se puede pedir un vaso de agua en un restaurante). Pero ¿qué pasa cuando una industria entera crece sobre el suministro de algo que no necesitamos?

Fiji produce más de un millón de botellas de agua al día, mientras más de la mitad de sus habitantes no dispone de agua potable. Cuesta más transportar todo el agua desde Fiji, por los océanos y carreteras, hasta las casas americanas, que lo que cuesta extraerla y empaquetarla. La planta de agua de Fiji Water requiere un suministro eléctrico que el propio sistema local no puede soportar para estar funcionando 24 horas al día. Por ello, esta planta genera su propia energía a través de 3 enormes generadores diesel.

Y eso sin contar las botellas mismas. A pesar de que se recicla el 77% del plástico, acaban en el vertedero, solamente por parte de los americanos, 38 mil millones de botellas de plástico. Un gran gasto si además consideramos el millón y medio de barriles de petróleo -suficientes para abastecer a cien mil coches en un año- usados para producir esas botellas. ¡Sin incluir los que se necesitarían para transportarlas!

No faltan ideas para concienciar de todo este derroche [en] de recursos. Sin embargo, no es más de lo cuesta transportar los iPods desde China o el café de Etiopía y nadie crea campañas en contra de ésto.

Después de todo, podríamos considerar el agua del grifo un lujo en un mundo en el cual mil millones de personas no tienen una fuente fiable de agua potable y 3000 niños mueren al día debido a enfermedades producidas por agua contaminada.

Utilidad del agua embotellada

Fuente: Fast Company.

8 responses to “Lo que antes era gratis ahora se paga: el agua”

  1. Claudio S.G. says:

    Asi es, deberia existir una campaa en contra de este derroche, pero bueno.
    Dicen que en el futuro, las guerras en vez de el petroleo ahora, ser por el agua dulce.

    saludos, muy buen blog.

  2. xema says:

    Gracias Claudio!

    Existen multitud de campaas en contra de ese derroche (he puesto algun enlace), pero la contrapartida es que, a pesar de que todo ese derroche de energa tambin se produce con el caf o los iPods, nadie crea campaas en contra de stos.

  3. Ariadna says:

    Interesantsimo artculo, aunque discrepo en algo: no en todas las ciudades el agua del grifo es agradable de sabor.

    En Barcelona aunque pasa cientos de controles, es muy dura de cal, y su sabor es hasta desagradable. Por tanto, es normal comprar agua embotellada.

    Hay otras muchas maneras de ahorrar agua que le aseguro que se intentan, pero la escasez y la sequa no van a hacer que toda la gente que queremos beber un agua en condiciones dejemos de comprar botellas.

    Saludos

  4. mrG says:

    Fontvella, Viladrau, Evian….no se dedican a vender agua, se dedican a vender envases de agua.
    Porque, qu cuesta ms? El envase o el contenido?

  5. […] Lo que antes era gratis ahora se paga: el agua —interesante artculo de makememinimal sobre un producto que cuesta ms caro que la gasolina, consume grandes recursos en su elaboracin y contamina innecesariamente con sus residuos… y es fundamentalmente lo mismo que lo que obtienes simplemente abriendo el grifo. […]

  6. […] apagar la sed, que no sea entonces con gas, o casi cualquier bebida carbonatada. Eso s, al menos si te van a cobrar ahora lo que antes era gratis (toma enlace al blog de moda: makememinimal. Xema, te odio/envidio), que al menos le pongan un poco […]

  7. […] el primer artculo sobre la serie “lo que antes era gratis ahora se paga”, adems de hablar del agua embotellada, seal mi conviccin sobre el valor (econmico) que tomar la intimidad o la privacidad en un […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *