Están locos estos ingleses…

Esta frase seguro que también la piensan ellos pero con nosotros como sujeto. Todo el mundo se ha preguntado alguna vez el por qué de la conducción por el lado izquierdo de la calzada de los países anglosajones. Intentemos dar algunos datos:

EL conductor británico más famoso de todos los tiempos

No existen claros indicios históricos que demuestren la forma con la que se circulaba por los caminos en la antigüedad. Partiendo de la base que la gran mayoría de la población es diestra, lo más normal es que se controlara a la montura con el brazo izquierdo y se dejara el brazo derecho libre para saludar a los demás viajeros o para utilizar la espada en caso de ataque o defensa. Esto nos hace pensar que el lado más natural para circular debería ser el izquierdo de la calzada.

En 1998 se encontraron los restos arqueológicos de una antigua vía romana que conducía a un pozo minero en Swindon, al sur de Inglaterra. Los arqueólogos pudieron comprobar que los surcos dejados por el paso continuado de los carros eran mucho más profundos en el lado izquierdo de la calzada. Ese era el lado que salía de la mina con lo que concluyeron que se circulaba en dicho sentido durante aquella época y en aquella zona del Imperio.

La primera referencia legal escrita sobre el uso de la circulación por la izquierda la encontramos en 1756. En ella se regula el tráfico de caballos por el lado izquierdo del Puente de Londres.

A finales del siglo XVIII, principalmente en los Estados Unidos de América se produjo el cambio a la circulación por la derecha. Con el uso de las largas diligencias, tiradas por hasta ocho caballos, los cocheros se sentaban en el último caballo de la izquierda. Al conducir por la derecha podían controlar las distancias con los otros carruajes que les adelantaban por la izquierda y evitar sobre todo la colisión entre ruedas.

En Inglaterra las diligencias eran más pequeñas y los conductores tenían un asiento en el lado derecho. Así podían utilizar el látigo sin el riesgo de atizar a los pasajeros que llevaba detrás. Esta costumbre se trasladó a todos los países del Imperio Británico.

Posteriormente, con la invención de los automóviles a motor se colocó la zona de control y mando (volante y cambio de marchas) en el centro del vehículo. Según la tradición de cada país se desplazó el asiento del conductor hacia un lado u otro. Así, los que conducen por la derecha están más cerca del centro de la calzada y pueden ver venir los coches con mayor facilidad. También el conductor puede cambiar de marcha y manipular los controles del coche con la mano derecha. Por otro lado, los que circulan por la izquierda tiene más fácil el evitar rascadas y obstáculos.

Así que como en muchos otros aspectos de nuestra vida cotidiana, la estandarización en la conducción es, por el momento, una utopía. Estos son algunos datos del panorama actual:

  • El 34% de la población mundial circula por la izquierda y el 66% por la derecha;
  • El 28% de las carreteras están preparadas para circular por la izquierda y el 72% por la derecha;
  • Los 4 únicos países de Europa que circulan por la izquierda: Gran Bretaña, Irlanda, Malta y Chipre, son islas y no tienen fronteras con países que conduzcan por el sentido contrario.

¿Qué pasará cuando los millones de chinos y los millones de indios se dediquen a hacer turismo rodado en el país del vecino?

5 responses to “Están locos estos ingleses…”

  1. El Gurú says:

    No hay un lado correcto (más allá de las normas) por el que circular. Lo importante es que todos hagan lo mismo. Aunque, por supuesto, sería mejor para todos (tanto conductores como fabricantes de automóviles) que existiera un único estándar para todo el mundo.

    Evidentemente, como bien apuntas en el artículo, el impacto de todo este cambio es demasiado grande para abordarlo. Sin embargo, los costes derivados de mantener el actual sistema son mucho mayores que si todo fuera estandarizado homogéneamente.

  2. farmacopeo says:

    Hola Harry, muy interesante el post,

    Escribes: “Así, los que conducen por la derecha están más cerca del centro de la calzada…”

    Que yo sepa, los que conducen por la izquierda (con un vehículo con volante a la derecha -lo más lógico y usual-) están igual de cerca del centro de la calzada que los que conducen por la derecha. Lo único que unos tienen el centro a su derecha y los otros a su izquierda.

  3. Harry says:

    Buena puntualización. No me expresé con claridad. Lo que quería decir es que al final, el control del automovil se desplazó al lado más cercano del centro de la calzada para tener así una mejor visión de la misma. Gracias.

  4. eU says:

    Inglaterra se conecta por carretera con Francia a través del eurotúnel. Conociendo el carácter inglés me imagino un gran cartel que diga: “Atención, usted va a empezar a conducir por el lado correcto”. xD

  5. […] volvieron a mi cabeza historias como los diferentes sentidos de la conducción de vehículos o el distinto ancho de las vías del tren que cambian según los […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *